Los Pumas por el bronce, #ARG 15-29 #AUS

#Orgullo. Si hubiese un “trend topic” que recopilara lo que pasa por cada pecho argentino, esa sería la palabra en encabezar la lista. Los resultados mandan, no cabe duda, pero el resultado en este caso no es el de un partido sino el de un proceso que se está desarrollando, que va en busca de un nivel superlativo y que tuvo la RWC2015 como peldaño contundente de la historia de permanente crecimiento del rugby argentino.

Estar entre los cuatro mejores del mundo, caer en una semifinal dejando en claro la idea de juego, mostrando un crecimiento inmenso, habla por sí solo de que el avance es cosa seria.

A todos nos hubiese gustado llegar a la final, me imagino que a los jugadores mas que a nadie, pero eso va a llegar y seguramente seamos testigos. Mientras tanto a prepararse para la disputa del tercer puesto de este mundial, sin dejar de ver que se acaba de plantar otro importantísimo mojón en el camino Puma.

Cátedra de defensa por parte del rival, clase de objetivos claros y compromiso en nuestro quince, un segundo tiempo que mostró claramente que la cabeza está lista para superar (en este caso lo ocurrido en la primera etapa) en minutos y después el juego que como tal, a veces nos va en contra por lo menos en el resultado. 15 puntos desde el pie de Nico Sánchez y la imposibilidad de vulnerar el in-goal adversario, pese a los innumerables intentos marca desde los friós números del tanteador lo ocurrido en la cancha.

Eso no solo se vio en el juego, sino en la lectura que post partido hizo el capitán Agustín Creevy. “No hay dudas que dejamos todo. En el segundo tiempo, tuvimos mucho tiempo la pelota, en el primero no. Hay que seguir. Tenemos que hacer el duelo rápido porque tenemos otra final el viernes.  Ya hay que pensar en lo que viene. “…“Sin duda morimos en la nuestra. Se jugó de la manera que queremos. Nunca traicionamos nuestro juego ni nuestra ambición. Este equipo tiene eso”… “No nos conformamos con esto. Queremos entrar en el podio. A eso vamos”.

También Daniel Hourcade expresó su mirada del partido. “El equipo dejó todo. Intentó. Generamos mucho juego, aunque en el primer tiempo no dominamos como queríamos. Teníamos situaciones pero no se concretaron. Ahí estuvo la diferencia del partido. Hay un mérito muy grande de Australia y hay que felicitarlos. Siento un orgullo gigante por el equipo.”…“El dolor que siento es más por los jugadores que por el resultado en sí. La verdad es que es increíble lo que hicieron y dejaron. Emocionan. Las lágrimas son por el orgullo que siento por los jugadores”…“Hay que esperar a ver la evolución de los jugadores que salieron golpeados. Se trabajará de la misma manera que hasta ahora,  y preparar el partido como el más importante que tenemos. Queremos terminar jugando bien, y como consecuencia si se puede ganar, y terminar en el podio”.

Queda por delante el último partido ante Sudáfrica por bronce, el viernes 17hs de nuestro país, con 5 días de recuperación y un plantel verdaderamente golpeado por la dura semifinal y la entrega a lo largo del certamen, pero con un alma que muchas veces contradice a la lógica. #VamosPumas #OrgulloNacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.