Maristas y canarios en la historia

Los representantes platenses en el torneo 2017, tienen pasado en la competencia. Ambos alzaron el trofeo: San Luis en 1998 y La Plata en 2007, pero el palmarés no termina allí. Si te gustan los números, esta nota es para vos.

San Luis, que jugará la competencia A, ha participado en 7 ediciones anteriores. Además de levantar el trofeo en 98, compartido con San Cirano, fue subcampeón de Hindú en 2005. En sus participaciones disputó 28 partidos, cosechando 12 victorias, 4 empátes y 12 derrotas, con 646 tantos a favor y 655 en contra. 11 partidos fueron en condición de local y el resto, obviamente como visitante.

La particularidad está en los empates: el primero de ellos (22-22) es el que le dió el título compartido con San CIrano. El otro, el tercero en orden cronológico, corresponde al único clásico en este certámen vs La Plata, que terminó 10-10. Casualmente el último partido que jugó en la edición 2016 fue empare en 19 con Urú Curé.

La mayor racha ganadora corresponde al año 1998 ya que obtiene los 4 cuatro partidos que lo ponen en la final. Si hablamos de racha invicta la cantidad de partidos asciende a 5 agregándole la final que terminó en empate.

La Plata, que militará en la competencia B, participó en 14 ediciones. Se consagró en 2007 y fue subcampeón en 1995 de CASI y 2008 de SIC. En todo ese historial disputó 49 partidos con 27 victorias, 1 empate y 21 derrotas, sumando 1377 tantos a favor y 1210 en contra.

Entre las victorias se destacan, por lo amplio del marcador el 06-76 sobre San Jorge en Caleta Olivia, 78-29 sobre Araduroga y el 69-24 sobre Palermo Bajo en Gonnet.

Si bien el empate que hacemos referencia es el del clásico vs San Luis del año 2007, hubo otro en los 80 minutos de tiempo reglamentario (23-23) contra Los Tordos en 2002, pero que se transformó en derrota en tiempo complementario.

La mayor racha ganadora de 5 partidos, la obtiene entre las temporadas 2007 (4) y 2008 (1). Si le sumamos el empate vs San Luis hace a una racha invicta de 6 partidos consecutivos sin conocer la derrota.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.