15 años no son nada Verde!!

El 21 de septiembre, pero de 2002, llegaba el punto final para la mejor campaña de Los Tilos en la historia de la Primera División. Fue el año que alcanzó las semifinales de la URBA y así recordamos una temporada inolvidable.

        Hacé click acá para ver las fotos de la semi que pertenecen a A Pleno Rugby (Facebook)

Arrancamos por el final, por el que se convirtió en el punto cúlmine de la temporada 2002 para el equipo del Barrio Obrero. La semifinal que el SIC le ganó por 34 a 20 se disputó en la ya desaparecida cancha del Buenos Aires Cricket & Rugby Club que se encontraba sobre la Ruta 202 en el partido de Malvinas Argentinas. Esa tarde el zanjero, que fue el mejor en cuanto a rendimiento global ese año, no dio chances al laborioso verde, que pese a ir siempre en desventaja la luchó de principio a fin.

Los Tilos arribó a la mencionada instancia quedándose con el cuarto lugar de la tabla de posiciones a la hora de la fase campeonato, cabe recordar que en aquella época clasificaban los cuatro mejores del torneo directo a semis, y lo hizo recién en la fecha final superando a Champagnat, finalizando así 17 unidades por debajo del SIC, su ya mencionado verdugo en la fase eliminatoria.

Dirigido por ‘Pipo’ Mendez, Jorge Absi y el ‘Profe’ Héctor Castilla (Ver nota adjunta), Los Tilos logró una campaña memorable en la que se destacaron el triunfo ante Hindú por 15 a 14, otro ante La Plata RC por 25 a 24 tras ir perdiendo 15 a 0 en Gonnet y los dos clásicos jugados y ganados ese año ante San Luis (27 a 15 y 26 a 24).

En cuanto al juego la mayor fortaleza del equipo se veía claramente en el poderío de sus forwards con Pablo Cardinali, Sebastián Stephens, León Salim, Diego Herrera, Federico Tarling, Martín Pardo, Pablo Andreu, Federico Cortopasso y Ramiro Bernal como nombres habituales y destacados de un pack temido tanto por su fiereza así como por su predominio en en line y los scrums. Los backs eran conducidos por Matías Albina y en el centro de la cancha tanto Karim Guevara como Mariano Stephens construían la muralla defensiva. Mientras que la puntería de Federico Méndez, el 10, y el olfato de lucho Silva o Andrés Fernández en las puntas asustaban tanto como el juego desde el fondo de la cancha de Martín Etcheverry.

El Profe Héctor Castilla se había consagrado Campeón del Fútbol Argentino con Racing en 2001. Eso y la llegada a semis de la URBA con Los Tilos lo transformó en un personaje curioso y en una nota “distinta” que el colega de Olé, Ramiro Guillot, intentó realizar. El profe, hombre de perfil bajo y pocas palabras, según lo describen, terminó siendo protagonista de un hecho periodístico muy particular una NO NOTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.