Como en el 42!!!

A cero, como terminaron los primeros partidos oficiales entre ambos. Esta vez fue La Plata 17-00 Universitario en un partido anodino, feo, mal jugado pero sentido, como ocurre en este tipo de enfrentamientos. Síntesis. Imágenes, el try.

El mal clima no fue ajeno. Demasiado agua en la semana, quincena, uno pierde la cuenta, pero demasiada y eso se ve en accesos, predio, canchas, cantidad de público, ánimo y juego.

La gente de la U llegó, banda incluida, a copar un tercio de la tribuna del lateral de la cancha 1 que da a su territorio. El resto lleno, no desbordante, con público mezclado como suele ocurrir, pero para los dueños de casa el partido no ameritó grandes despliegues en tribuna. Un partido mas.

 

Comenzó el partido y la visita, atacando para el Cno. Centenario, se adueñó de la pelota y territorio. Los hombres de negro atacaron sin lastimar, pero los primeros 9 minutos fueron absolutamente de la visita.

Fue recién en a los 13 que La Plata llegó profundo y se volvió con puntos. Patricio Roán penal mediante, abrió el marcador 3-0.

Desde ese momento el dueño de casa comenzó a recuperar protagonismo y la pelota, para quedar por lo menos dos veces al borde del try. Desde los 26´ La Plata asumió el control y a los 36´ Ramiro Alvarez intentó un drop, mas por la desesperación de empatar que por la seguridad de acertarlo. El placard no cambió.

Llegó el final del primer tiempo con otro penal de P.Roán para ir al descanso La Plata 6-0 Universitario.

 

Se larga el complemento con otro penal para que Roán estire a 9-0 a los 2´.

Sin grandes momentos de rugby, Universitario tuvo tres oportunidades para remontar el partido. Patricio Cachaza, tomando el desafío a los palos, no pudo acertar los penales a favor de los 8, 15 y 18 minutos.

Cambios (desde los 4´ del complemento ingresaron Bontempi, Sica, Turdó, Rico, Ozog, Della Salda, Iasi y Griffits para la Plata y Savegnano, Capellani, Wolcan, Chiacchio y Olivero en Universitario) y juego poco vistoso. Así siguió el partido hasta que en los últimos 3 minutos se sucedieron los momentos mas adrenalínicos del partido.

A los 37´ Juani Della Salda estuvo a punto de apoyar tras un intento arrollador de los forwards canarios. A los 39´ en P.Roán nuevamente dió muestras de efectividad con el pié y puso el 12-0 con el que parecía iba a terminar el partido.

 

Pero algo mas llegó en la última jugada. Manuel García Mónaco corrió mas de media cancha, cortado, sin marca que lo alcance, contra el touch de la derecha del ataque canario, para zambullirse en el in-goal, en la bandera, abajo del cartel que mostró de inmediato el 17-00, para poner la frutilla del postre y desatar los festejos de la parcialidad amarilla.

La tardía llegada de Cachaza sobre la humanidad del autor del try le valió la expulsión, que pasó prácticamente inadvertida en medio del festejo canario.

Fue victoria del dueño de cada sin que el rival pudiera sumar, como ocurriera en 1942, año en que se jugó por primera vez de manera oficial en el Colegio Nacional y que lo transformara, con apenas 7 ediciones, en el clásico mas antiguo entre clubes de la ciudad.